El láser femtosegundo en la cirugía de cataratas

En la actualidad, la cirugía de cataratas es el procedimiento oftalmológico más frecuente. La Organización mundial de la salud estima que aproximadamente se realizan 18 millones de operaciones de cataratas en el mundo por año, cifra que aumentará a 24 millones en poco tiempo debido a los cambios demográficos, el envejecimiento de la población y cambios en la indicación de la cirugía de cristalino.

En estos días la cirugía de cataratas no solo restaura la visión sino que además es un procedimiento refractivo. Asimismo, también existe la posibilidad de tratar la presbicia. A medida que la facoemulsificación se convirtió en un procedimiento seguro, los oftalmólogos comenzaron a operar pacientes cada vez más jóvenes.

La expectativa de los pacientes aumenta y por lo tanto se requieren nuevas tecnologías y técnicas quirúrgicas. La última tecnología desarrollada para los procedimientos con láser es la tecnología femtosegundo para la cirugía de cataratas. Hoy no hay ningún tejido dentro del ojo que no pueda ser tratado con algún tipo de láser. La interacción láser-tejido puede ser fototérmica o fotoquímica. Otra diferencia está en los efectos térmicos como fotocoagulación (láser argón), fotoablación (láser excimer) o fotodisrupción (YAG láser).

Los láseres Nd:YAG y femtosegundo funcionan con similar longitud de onda, pero el efecto es diferente ya que el femtosegundo funciona con pulsos muy cortos con efectos térmicos. El femtosegundo es 10-15 de segundo y el Nd:YAG dura nanosegundos, 10-9.

Los femtoláser aparecieron primero en la cirugía de córnea para crear el colgajo de los cirujanos refractivos. Los primeros funcionaban a 30 kHz y los de última generación a 150kHz, pudiendo crear un colgajo en 10 segundos. Según el principio de fotodisrupción los femtoláseres pueden utilizarse en cirugía de cataratas pudiendo separar el tejido y realizar cortes muy precisos en la córnea, la cápsula del cristalino y dentro del cristalino.

La apertura numérica de los distintos femtoláseres afecta el tamaño del punto y su volumen significativamente. Cuanto mayor es la apertura, menos se dispersa el rayo láser (mejor enfoque) y se necesita menos energía para conseguir el mismo efecto. La precisión de la profundidad del corte también es mejor. Por lo tanto, los tratamientos de córnea requieren una apertura numérica mayor y menos energía, mientras que el cristalino necesita una apertura numérica baja con mayor nivel de energía. El índice de repetición del femtoláser es de 160 kHz.

Hoy los pacientes esperan una agudeza visual postoperatoria perfecta con excelente calidad visual e independencia de los anteojos. La tecnología femtoláser ofrece pasos automáticos durante la fase crítica de la cirugía de cataratas, con resultados sólidos y mayor predictibilidad.